Gesto de solidaridad con niños guaraníes

Sucre/CORREO DEL SUR

Nunca nadie se imaginó que el encuentro deportivo en Cumandayti terminaría en tragedia. Como el micro pasa por la zona cada dos días, unas 60 personas de origen guaraní decidieron treparse a una chata arrastrada por un tractor agrícola que pasaba por allí para llegar a sus viviendas. Era el sábado 4 de junio, a eso de las 19:30, en la localidad San Jorge de Ipati en Huacareta, la chata no soportó el peso del gentío, resbaló y se volcó a una profundidad de unos 20 metros, encima de todos.
Todos los accidentados, guaraníes de entre 14 y 26 años, fueron trasladados hasta el Hospital San Antonio de los Sauces y el Centro Dermatológico en Monteagudo. El cuadro era desgarrador, brazos y piernas rotas, policontusos, politraumatismos y lo peor no contaban con recursos económicos y casi nadie hablaba castellano.
La noticia del hecho llegó hasta España, gracias a Internet. Gonzalo Ruiz, un chuquisaqueño residente en España, director de la Fundación Española de Estudios Sociales y Sanitarios, decidió mostrar su faceta solidaria. Tomó contacto con la trabajadora social del Hospital San Antonio de Los Sauces y de ahí en más se hizo cargo de los gastos para la recuperación, sobre todo, de las niñas más afectadas por el accidente. Jenny y Cinthia Chávez. Jenny tiene fractura de clavícula izquierda y Cinthia tiene el fémur y la vejiga rotos. Ambas requieren de muchos medicamentos y otros gastos que están siendo costeados por Ruíz. Además de los Bs 6.000 que les donó, decidió destinar un adicional de Bs 2.000 más para comprar los medicamentos necesarios para su recuperación.