ESTÁN LISTOS PARA OPERAR, SÓLO ESPERAN UNA INSTRUCCIÓN

Aviones chinos K-8 adquiridos pueden portar armas de guerra

Las seis aeronaves de fabricación china fueron ensambladas en la Base Aérea de Cochabamba

Santa Cruz/El Deber

Los seis aviones chinos K-8 adquiridos por el Gobierno tienen capacidad para portar armamento de guerra, como misiles infrarrojos, bombas y cohetes, además para interceptar y derribar aviones “sospechosos”. De los 12 pilotos de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) que recibieron capacitación en China para operar estas aeronaves, seis realizaron el curso de “tiro aire-tierra” y prácticas en el disparo de ese armamento.
Los aviones adquiridos para el entrenamiento de pilotos, que también serán utilizados para el control aéreo en la lucha contra el narcotráfico, están listos para empezar a operar, solo aguardan una instrucción, informaron las autoridades de la FAB.
El objetivo del Gobierno es utilizar estas naves en los operativos antidrogas, para derribar naves sospechosas que estén violando el espacio aéreo boliviano, pero para eso requiere de una ley que norme y autorice esas acciones. Autoridades del Viceministerio de Defensa Social anunciaron la presentación del proyecto de ley a la Asamblea Legislativa en los próximos meses como parte de un paquete de leyes orientadas a radicalizar la lucha contra el narcotráfico.
El comandante de la Fuerza Aérea Boliviana FAB), Tito Gandarillas, durante la entrega de dos helicópteros en Chimoré el martes pasado, informó que las seis naves semiempleo tenían ya el aval para incorporarse en la lucha contra las drogas. “Se constituirán en importante instrumento para interceptar el tráfico aéreo de los narcotraficantes, dijo.

LOS PRIMEROS
Los aviones Karakoram K-8 de fabricación china que compró el Gobierno con una inversión de 57,8 millones de dólares a través de un decreto supremo, son los primeros en el país que tienen la capacidad de portar armamento de guerra.
El comandante del Grupo Aéreo de Caza 34, Gonzalo Sempértegui, informó ayer que los aviones K-8 llegaron a Bolivia en junio en 29 contenedores, donde además se encontraban las partes de un simulador de vuelo, dos motores de repuesto, un sistema de vehículo de prueba para mantenimiento, un sistema Instructor Multimedia Interactivo (IMI), repuestos y herramientas.
El K-8 es un entrenador avanzado de empleo liviano que puede realizar operaciones tácticas, tiene un amplio rango, puede ser empleado para entrenamiento avanzado en operaciones militares aerotácticas de vuelo en gran altitud o vuelo rasante.

ENSAMBLAJE
Sempértegui indicó también que por primera vez, instructores bolivianos con la ayuda de profesionales chinos realizaron el ensamblado de las aeronaves que empezó el 18 de julio cuando las aeronaves arribaron a Cochabamba. “A partir de entonces han sido sometidos a un proceso de ensamblaje, ha participado personal técnico de la fábrica Catic como también personal técnico de la Base Aérea Boliviana que ha sido capacitado en la China”, dijo.
El contrato de adquisición incluye un año de capacitación por parte de la fábrica Catic, para lo que llegaron a Bolivia hasta 28 técnicos chinos, los que han trabajado con 24 técnicos bolivianos de forma conjunta en los hangares de la FAB en Cochabamba.
“Inicialmente los técnicos chinos plantearon (para el ensamblaje) un promedio de tres a cuatro días por aeronave, sin embargo en varios casos hemos superado ampliamente ese tiempo. Una aeronave se ha ensamblado en un día y medio”, afirmó.

CARACTERÍSTICAS DE LOS K-8
El K 8 es un avión de entrenamiento ligero básico-avanzado desarrollado por China, es impulsado por una turbina WS-11, además dispone de dos plazas (instructor-alumno). Es un avión de bajo y fácil mantenimiento.
Tiene un techo de operación de 39 mil pies, una velocidad máxima de 432 nudos y un sistema de navegación moderno.
La aeronave tiene la capacidad de portar misiles de 57 milímetros, bombas de 50 kilos y un cañón de 23 milímetros. El asiento es de inyección que se activa incluso cuando hay cero de velocidad. El tablero del avión es digital por lo que el piloto programa todas las acciones que va a cumplir.
El avión tiene un peso de cinco mil libras cuando está vacío y puede despegar con un peso máximo de 20 mil libras.