[email protected]

Déficit de meritocracia y resultados

Déficit de meritocracia y resultados

Zorro Yáñez Cortes.- Inaugurando la “Caravana de la Transparencia” y refiriéndose a la causa por la que varios de sus alcaldes están procesados por corrupción, el presidente dijo: “…creo el 50 por ciento, lamentablemente, (es) por falta de información y falta de conocimiento de las normas, ya no es interés de corrupción, sino cometieron errores y son procesados y encarcelados".
Más allá de esas cavilaciones (la criminología estudia la causa de los delitos) y de sonar a la trillada estrategia apodada “defensa a lo Gallo Paz” por su creador: “fueron errores no delitos”, comparto en parte los juicios del mandatario actual y, propongo debiera servir para evitar –tozudamente- seguir en la misma senda, con resultados padecidos por [email protected]
Me explico: frecuentemente, funcionarios del oficialismo justifican el nombramiento –a dedo, aunque disfrazado de elecciones, concursos, etc - de sus hermanos en variados cargos –de alto rango y otros- que implica asuman decisiones que afectarán nuestros intereses, bajo el pretexto que los anteriores que: “estudiaron en Harvard, tenían doctorados, masterados, etc”, no tuvieron éxito en la administración pública, por lo que justifican el nombramiento de algún funcionario, sin importar sus estudios y preparación para el cargo, sino simplemente su militancia –encubierta en algunos casos para disimular- y especialmente, su docilidad para hincar las rodillas ante el stablishment del poder político actual y nada mas. Ya lo dijo Banzer parafraseando a otro mandamás: prefería más la lealtad que la inteligencia… y así nos va.
Aunque no cabe salvar anteriores administraciones, la confesión del mandatario acarrea admitir que el modelo seguido por el estado plurinacional no es el adecuado para especialmente, asegurar eficacia en la administración pública y revela que también en este tema, seguimos en contra ruta. La meritocracia en la administración de la nave estatal (del griego “mereo” merecer, es una forma de gobierno basada en el mérito) se aplica para evitar que se hunda, estrelle o malogre, por los gruesos errores cometidos por su piloto dada su falta de preparación para conducirla. Ya anteriormente había escrito, a la hora de los resultados, no importa la pertenencia del funcionario a algún pueblo ioc, sí usa poncho, pollera, jean, terno o esmoquin o se disfraza así convenientemente para la fotito, sino lo que importa es la competencia o capacidad para el cargo que desempeñara, pues esa condición en el mundo actual es la mejor forma de asegurar resultados efectivos y garantizar que haga lo que debe hacer y no lo que le convenga a quien le debe el cargo.
Lo peor de todo es que como anticipé, las decisiones que estos pilotos asuman –que para eso están- afectarán no sólo a su gobierno, sino principalmente a los pasajeros de la nave, a sus próximas generaciones y recursos, siempre escasos por muy altos que estén ahora los precios de nuestras materias primas. Recuerden el ejemplo que quieran, desde las omisiones de [email protected] [email protected] –por ahora salvados, por la obediencia de algunos jueces al poder político- que “defendieron” a la gobernación de Chuquisaca en el caso FANCESA – SOBOCE o las divagaciones de nuestra “política” exterior o cualquier otro peor (hay mucho material), en que resalta la manifiesta incompetencia de varios hermanos altos cargos, cuyo único mérito parece ser acatar sin pensar y peor discutir, las órdenes del jefazo y Cia.
Entonces, el presidente tiene razón cuando sostiene que gran parte de los delitos cometidos por sus funcionarios obedece a que desconocen las normas y hasta habría que pensar sí no existe algún tipo de culpa concurrente en quien así los ha designado para esos importantes quehaceres; pues ya lo dijo SENECA: Un hombre inútil, es gravoso al estado en que se pesa el mérito de los miembros por la utilidad que de ellos se saca. ¿Cuál la utilidad que el estado plurinacional obtiene de sus funcionarios incompetentes?