Viernes, 12 de diciembre de 2014
 

OCUPACIÓN. Durante dos meses, las calles de Hong Kong fueron tomadas por estudiantes.
OCUPACIÓN. Durante dos meses, las calles de Hong Kong fueron tomadas por estudiantes.

POLICÍA DESALOJA CALLES OCUPADAS

Hong Kong: Las protestas cesan pacíficamente

Hong Kong: Las protestas cesan pacíficamente



Decenas de estudiantes fueron detenidos durante el último día de manifestaciones

Hong Kong/EFE

Decenas de manifestantes pro democracia fueron detenidos ayer en Hong Kong durante el desalojo pacífico del principal campamento, al término de unas protestas que ocuparon varias zonas de la ciudad durante más de dos meses.
Una operación policial desde diferentes frentes hizo desaparecer, en 12 horas, el campamento en el distrito de Admiralty, el corazón financiero de la ciudad, mientras los agentes arrestaban a activistas, líderes estudiantiles y legisladores.
La policía inició el desalojo de forma controlada junto a Harcourt Road, la calle donde se concentró la mayor parte del movimiento y donde más de un centenar de activistas, entre ellos líderes estudiantiles y parlamentarios, que se negaron a abandonar el lugar, quedaron acorralados por la fuerte presencia de agentes.
A través de megáfonos, portavoces policiales pidieron reiteradamente a los miembros del movimiento de protesta que abandonaran la zona o serían arrestados.
Las detenciones se produjeron sin resistencia por parte de los activistas, mientras los que aún esperaban para ser trasladados a los furgones policiales gritaban consignas como "democracia ya" o "dimisión" en referencia al jefe de Gobierno de Hong Kong.
Uno de los momentos más emotivos fue el desalojo en silla de ruedas del "tío Wong", un anciano de 80 años conocido por ser de los más veteranos participantes en la protestas, mientras gritaba "quiero sufragio universal verdadero".
"Lo importante no son los arrestos, sino el hecho de poder demostrar a la sociedad que resistimos hasta el último momento por conseguir democracia real para Hong Kong y que aquí seguiremos", afirmó Alex Chow, uno de los líderes estudiantiles de las históricas protestas.
Chow explicó que estos dos meses de revueltas son sólo un primer paso. "Seguiremos, ahora desde una labor más comunitaria. Yendo a los barrios y concienciando a la gente de la importancia de una democracia real para Hong Kong", añadió.
Centenares de trabajadores de limpieza se encargaron de recoger las cerca de 2.000 tiendas de campaña que seguían instaladas, con la ayuda de decenas de camiones donde se depositaron los restos de estos dos meses de asentamiento.
También se retiraron las pancartas gigantes con lemas como "volveremos" o "esto es sólo el principio" con las que amaneció, por última vez, inundado el campamento de unas protestas que dieron la vuelta al mundo.
Aunque muchos manifestantes habían retirado multitud de enseres y material artístico antes de que fuera liquidado por los operarios.
La policía desplegó decenas de vehículos en la zona, incluyendo camionetas blindadas con cañones de agua, mientras que centenares de agentes estaban equipados con material antidisturbios.
Los últimos momentos de la Revolución de los Paraguas coincidieron con los 75 días de sentada callejera para demandar más libertades democráticas para Hong Kong.

Protestas ilegales

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hong Lei, reiteró que el movimiento Occupy Central es "ilegal" y que los gobiernos de Hong Kong y Pekín tomarán acciones.